Prevención de la cistitis

El jugo de arándano o las tabletas que poseen proantocianidinas aconseja frecuentemente para ayudar a reducir el peligro de infecciones de la vejiga recurrentes para ciertas mujeres. No obstante, estudios recientes sugieren que es menos efectivo que se pensaba. Ciertos estudios pequeños mostraron una pequeña ganancia, mas los estudios más grandes no hallaron un beneficio significativo.

Como remedio casero, evite el jugo de arándano si está tomando fármacos anticoagulantes warfarina. Posibles interactúes entre el jugo de arándano y warfarina puede ocasionar sangrado.

Si bien estas medidas de autocuidado precautoria no están bien estudiados, en ocasiones los médicos aconsejan lo siguiente para las infecciones repetidas de la vejiga:

  • Tome muchos líquidos, en especial agua. Tomar mucho líquido es singularmente esencial si experimenta la quimioterapia o bien la radioterapia, en especial en tiempos de tratamiento.
  • Micción usual. Si siente la necesidad de orinar, no espere para ir al baño.
  • Limpie desde atrás cara adelante tras una evacuación. Esto evita que las bacterias en la zona anal de propagación de la vagina y la uretra.
  • Tome duchas en vez de baños. Si es susceptible a las infecciones, ducha en vez de un baño puede ayudar a prevenirlas.
  • Lave suavemente la piel en torno a la vagina y el ano. Haga esto todos y cada uno de los días, mas no utilice jabones fuertes o bien lavarse durísimo. La frágil piel en torno a estas áreas se puede irritar.
  • Orine tan pronto como resulte posible tras el coito. Tome un vaso lleno de agua para ayudar a suprimir las bacterias.
  • Evite el empleo de desodorizantes en spray o bien productos de higiene femenina en el área genital. Estos productos pueden irritar la uretra y la vejiga.